Seleccionar página

La verdad que no soy perfecta, tengo mis defectillos y hay veces que no me aguanto ni yo. Otras muchas el humor se me va de las manos y estoy más borde de lo normal, y hasta todo me molesta. Algunas te contesto mal sin venir a cuento y muchas otras ni siquiera tengo motivos para mandarte un “ok”. Incluso otras estoy un poco seca simplemente porque mis ánimos me hacen estar así o porque se me ha derramado el café por la mañana. O simplemente porque solo necesito mimitos. No sé, soy un poco rara también.

Supongo que estar conmigo no es todo color de rosa, aunque también soy de las que pienso que si todo fuera así, no tendría gracia ninguna. Así que al final, hasta lo podrás agradecer, porque está claro que conmigo no te vas a aburrir y que hoy no tendrá nada que ver con mañana.

Además, no todos los días me dejo querer pero, te diré algo, cuando me deje querer, quiéreme mucho. Me hará falta.
Soy así, y probablemente no pueda cambiar nunca.

Pero, aun con todo esto y más, ¿te quedas?