Seleccionar página

El secreto está en quererse, respetarse y valorarse.

Da igual cómo sea la de al lado o la de enfrente, lo que importa es quién eres tú. No importa el color de pelo, lo que te diga el espejito al mirarte, ni el número que marque el peso. Lo único que importa es que, seas como seas, vales oro.

Y vales tú y todas las demás.

Debemos dejar las tonterías a un lado, dejar de buscarnos defectos y de acomplejarnos al mirar al lado. Lo que debemos hacer es sentirnos bien con nosotras mismas, porque somos mucho más de lo que puedan decir por ahí y de todas esas cosas que tenemos en la cabeza.

Porque todas valemos, y da igual cómo seamos. Y eso es lo que importa. Que no se te olvide.

Quiérete mucho pero, sobre todo, quiérete bien. Y mientras, el mundo que haga lo que quiera.