Seleccionar página

Hace un día perfecto para que, por un momento, dejes de mirar para otro lado y me mires a mí, fijamente. Y después, escúchame lo que te digo: lo vas a conseguir.

Sí, tú.

Ya sé que tienes un montón de cosas por hacer, porque la Semana Santa se te ha ido de las manos y al final no has hecho nada. Ya sé que estás hasta arriba, que la concentración cada vez está más difícil porque el buen tiempo empieza a cobrar vida y no tienes ganas de seguir.

Pero, te vuelvo a repetir: lo vas a conseguir. Porque aunque creas que no, puedes con todo. Y si esa frase ya la tienes muy vista, mírala al revés: todo con puedes. Porque querer siempre fue poder, y si le pones ganas lo demás no importa.

Así que ánimo, no te rindas. Ya queda poco. Un esfuerzo más, un empujón más, ya casi está. No dejes que la pereza te pueda, no pierdas el tiempo mirando las musarañas ni pensando en cosas que no tienen sentido. Aprovecha el tiempo, que pasa muy rápido y luego te arrepentirás de no haber hecho lo que deberías.

La recompensa vendrá, de eso puedes estar seguro. Venga, dale caña, ve a por todas. No pienses y actúa, ponle ganas, disfruta de lo que haces.

Lo vas a conseguir.