Seleccionar página

He luchado por ganarme un puesto en esa carrera que tanto quería. Le he puesto ganas, ilusión y esfuerzo para llegar.

He llegado.

He echado horas de más, he estado noches sin dormir, he hecho todo lo que me pedían y he disfrutado con ello. Le he puesto ganas, muchas, porque la meta estaba al final de todo eso, y yo quería llegar. He puesto sudor y lágrimas. Y alguna que otra sonrisa también. Me he currado cada examen, cada práctica y cada presentación. Y me he ganado mi nota, mi título.

Yo sí.

Y mientras, algún don nadie, con la mano por detrás, con los ojos cerrados y sin ninguna ilusión, se llevaba unas letras de más al curriculum para ganarse un buen puesto en un plis plas.

Y es triste, muy triste. Pero tengo la esperanza de que algún día, aunque sea tarde, todo el mundo recoja lo que siembra. Pero de verdad.