Seleccionar página

A veces pensamos que estamos solos, que nada va como queremos o que estamos cuesta abajo y sin frenos y, de repente, llega alguien, nos agarra la mano y nos dice que el mundo se va a la mierda, pero que él se queda, venga lo que venga.

Y le dan igual las excusas, los tipos de tormentas o los nombres de cada huracán, cuando alguien te quiere de verdad, se queda a pesar de todo. Y supongo que eso es lo que importa.

Porque no tiene soluciones, no sabe qué va a pasar y tampoco puede decirnos que todo va a salir bien, porque él no sabe nada, y nosotros tampoco. Pero a pesar de todo ello, decide ponerse la armadura y salir a darlo todo, ponerse a nuestro lado aunque todo el mundo se vaya y elegir la mejor sonrisa para plantarle cara a cada batalla.

Y que venga lo que tenga que venir, pero que nos pille juntos, y siendo felices. Y es que debemos agarrarnos bien fuerte, porque el mundo ahí fuera está muy loco, y nos hacemos mucha falta.